91 018 98 88 / 655 486 165 info@reformasloema.es

      La clave de la sostenibilidad reside en acciones, elementos y materiales que permitan satisfacer las necesidades presentes sin comprometer el futuro del planeta y las próximas generaciones. A menudo, cuando pensamos en “lo sostenible”, pensamos en cosas caras y engorrosas que, más que facilitarnos la vida, nos la complican. Pero, ¿y si te dijeramos que conseguir un hogar sostenible no solo no te costará ni un euro sino que, además, te ayudará a ahorrar dinero?

      Cómo conseguir un hogar sostenible sin gastar ni un euro (¡y ahorrar!)

      Utiliza los aparatos de aire acondicionado y calefacción de forma razonable

      Sobre todo ahora en verano, con las olas de calor que nos sofocan, tendemos a tener el aire acondicionado todo el día encendido y no solo eso, sino que, además, los forzamos a temperaturas imposibles que obligan a los aparatos a consumir hasta el doble de energía.  Regular el aire acondicionado a unos 24-26 grados y dejarlo apagado cuando no estemos en casa, garantizará un uso más eficiente de la energía y un ahorro considerable.

      Por su parte, la calefacción en invierno, no debería subir mucho más de 20 grados.

      Aprovecha los recursos naturales

      Mantener las luces encendidas durante todo el día, no solo repercute negativamente sobre la factura de la luz, sino que además resulta un despilfarro desde el punto de vista de la sostenibilidad. La luz solar está presente en nuestros días desde, más o menos, las 7.30 hasta las 21.30 en verano, y desde las 9.00 hasta las 19.00. Dependiendo de la orientación de nuestro hogar, podremos aprovechar más o menos horas de luz, pero lo que está claro es que se puede y se debe. Prueba a dejar las persianas subidas mientras entre luz y bájalas para encender las luces interiores únicamente cuando el sol se oculte, ¡te garantizamos que verás el ahorro en tu próxima factura!

      Igualmente, los días de verano en que corra el viento, aprovecha para apagar el aire acondicionado y dejar las ventanas abiertas. Ahorrarás en consumo y además, ventilarás la casa.

      Cuidado con los aparatos eléctricos

      • Si bien es cierto que aparatos como la televisión, la nevera, los ordenadores o home cinemas no consumen demasiado aún cuando están encendidos, la realidad es que todo suma y al final, podemos estar utilizando más energía de la que necesitamos. Si cuando terminamos de usar el ordenador, lo apagamos en vez de dejarlo encendido 24/7, contribuiremos al ahorro energético. Y así con todo; procura apagar los electrodomésticos en vez de dejarlos en standby.
      • Otra buena idea a la hora de comprar electrodomésticos es elegir los de bajo consumo. Fíjate que en la ficha de producto marque, como mínimo, A++ o A+++; estos aparatos consumen hasta un 70% menos que el resto.
      • En cuanto a la lavadora y el lavavajillas, procura usarlos con la carga completa para ahorrar agua y electricidad.

      Bombillas

      Por supuesto, decir sí a las bombillas de bajo consumo, reducirá considerablemente el volumen de la factura de la luz. Son un poco más caras que las normales pero duran hasta 8 veces más y ahorran hasta un 80% de energía en comparación de las otras.

      Buenas costumbres en la cocina

      Existen algunos trucos muy sencillos para contribuir a un hogar sostenible y ecológico a la hora de cocinar.

      • Siempre que puedas, utiliza la olla a presión; como la cocción es más rápida, ahorrarás tiempo, agua y energía.
      • A la hora de usar el horno, procura no abrirlo demasiadas veces para aprovechar mejor el calor que genera.
      • Cuando vayas a descongelar algún producto, trata de hacerlo con previsión y en vez de hacerlo en el microondas o utilizando agua caliente, déjalo fuera del congelador unas horas antes. Además de ahorrar energía, te garantizarás un descongelado más limpio.

      Recicla y vencerás

      Si todavía no estás concienciado con el reciclaje, te damos algunas razones por las que reciclar que esperamos te convenzan:

      1. Reciclando reducimos los trabajos de extracción, transporte y elaboración de nuevas materias primas, lo que conlleva una disminución importante del uso de la energía necesaria para llevar a cabo estos procesos.Y a menor gasto energético, menos CO2, lo que reduce el efecto invernadero.
      2. Reciclando el papel, plástico y vidrio, reutilizamos las materias primas y el gasto de las mismas para crear nuevos productos.
      3. Reciclar crea puestos de trabajo puesto que el tratamiento de residuos precisa de empresas y puestos de trabajo específicos para el reciclaje.
      4. Y, por supuesto, reciclando preservamos el medio ambiente. Entre otros beneficios, al reciclar, la industria contamina menos reduciendo la cantidad de emisiones de gases efecto invernadero, y se protegen los suelos ayudando a que los residuos vayan al lugar correspondiente, evitando que se acumulen en las aguas de nuestros ríos y mares.

      ¡Suscríbete!

      Suscríbete a nuestra newsletter para recibir contenido exclusivo sobre decoración, arquitectura de interiores, reformas y mucho más: noticias, consejos y sorteos. ¡No te arrepentirás!

      ¡Genial! Ya casi hemos terminado.