91 018 98 88 / 655 486 165 info@reformasloema.es

      Decorar el salón en 5 pasos, es posible; grande, pequeño, luminoso, oscuro, rectangular, cuadrado, ovalado… Sea como sea tu salón, ¡es posible!. Hoy compartimos contigo 5 consejos que se adaptan a cualquier tipo de salón y con las que podrás sacarle todo el partido a esta zona tan especial de la casa. ¿Preparada?

       

      1- El tamaño

      Más que afirmar que “el tamaño no importa”, nosotros te aseguramos que el tamaño es relativo.

      Por eso, si tu salón es grande, te aconsejamos amueblarlo con piezas de tamaño discreto, que darán la sensación de tener un espacio más contenido. En cambio, si cuentas con un espacio reducido, al contrario de lo que se piensa, lo que más te convienen son muebles grandes.

       

      2- La luz

      Evita que los muebles más altos estén junto a las ventanas y te asegurarás de que la luz entre en tu salón sin barreras.

      Si además, eliges cortinas de tejidos naturales y claros, aprovecharás mejor las horas de luz.

       

      3- La distribución

      A la hora de recolocar los muebles del salón, es importante que hagas una lista mental de todas las piezas y las ordenes según su tamaño, de mayor a menor. Sofás, estanterías y mesas serán lo primero a distribuir en la habitación.

      Asegúrate de optar por una colocación lo más orgánica posible: por ejemplo, tiene más sentido colocar la mesita cerca del sofá que bajo una ventana. Por otro lado, es importante que pienses en cómo os movéis en casa y que respetes los espacios de paso.

      Por último, coloca los muebles y enseres más pequeños al rededor de los grandes.

      Extra tip: si el salón es pequeño, recomendamos que acerques los muebles a las paredes para dejar más espacio en el centro.

       

      4- Los tejidos

      Apuesta por los tejidos naturales y no errarás el tiro. El lino y el algodón, por ejemplo, son elementos perfectos para tus tapicerías puesto que resultan cálidos en invierno y ligeros en verano.

      Si eres amante de las alfombras, conviene que tengas dos juegos; uno para verano (de algodón o fibras vegetales) y otro para invierno (de seda, terciopelo o lana).

       

      5- El color y las texturas

      Ya hemos hablado en otras ocasiones de cómo influye el color en nuestro día a día, así que probablemente ya sepas que para jugar sobre seguro, lo mejor es elegir una base clara o neutra para las paredes y el suelo y aportar dinamismo con el color y los estampados de los cojines, las cortinas, etc.

      Si, además, apuestas por objetos de diseño (lámparas, estanterías, etc.), la contraposición con el minimalismo de los colores de paredes y demás, será de diez.

      Extra tip: No te pierdas estos 3 trucos para decorar como un profesional

       

      ¡Suscríbete a nuestra newsletter!

      ¡Suscríbete a nuestra newsletter!

      Si te ha gustado este artículo, te encantarán nuestras newsletter con contenido premium solo para ti ;)

      ¡Gracias por suscribirte a nuestra newsletter!