91 018 98 88 / 655 486 165 info@reformasloema.es

      Durante las vacaciones de verano, el protector solar no es, por desgracia, el único que necesitamos. Cuando salimos de casa para veranear fuera durante días y días, nuestro hogar también necesita protegerse. No contra la influencia de los rayos ultravioletas, pero sí contra posibles robos. Y es que, como ya sabrás, el índice de robos en viviendas aumenta notablemente durante la época estival. Protege tu casa este verano, ¡y asegúrate de que la vuelta de vacaciones transcurra sin sobresaltos!

      Por suerte, los robos son uno de los delitos más sencillos de evitar; tan solo bastan unas pocas medidas como las que te mostramos a continuación para disminuir drásticamente la probabilidad de que tu casa sea la elegida para sufrir un ataque.

      Disuade a los delincuentes

      ¿Dónde crees que preferirá robar un ladrón? ¿En una casa de lujo o en una del montón? Puede que te sorprenda, pero la respuesta es que le dará lo mismo una que otra siempre que sea sencillo atravesar el umbral. Es decir, si la supuesta casa de lujo, repleta de objetos de valor, cuenta con sistemas de seguridad electrónicos y puertas y ventanas blindadas, mientras que la casa del montón apenas cuenta con una mosquitera en las ventanas, ten por seguro que está última será la candidata perfecta.

      Una valla alta en el jardín, rejas en las ventanas, puertas seguras en las que las cerraduras ofrezcan mayor resistencia o un sistema de alarma anunciado de forma bien visible en la fachada exterior actúan como elementos disuasorios.

      Aplica algunas rutinas de seguridad a tu día a día

      Si alguien quiere abrir una puerta, por mucho que esté cerrada y no se cuente con llaves, la abrirá; todo es cuestión de tiempo y maña. Por eso resulta tan importante no dar facilidades. Si aplicas estas rutinas de seguridad a tu día a día, evitarás sustos innecesarios.

      1. Cierra la puerta con llave cuando salgas de casa. Llevará más tiempo abrirla que si solo tienen que forzar el resbalón y puede que, en última instancia, incluso haga desistir a los ladrones.
      2. No escondas tu llave de repuesto cerca de la puerta principal. Parece bastante obvio, pero si dejamos una llave bajo el felpudo, estamos, prácticamente, invitándoles a entrar.
      3. Si tienes alarma, conéctala cuando salgas. Aunque vayas a comprar el pan y no vayan a ser más de cinco minutos, nunca sabes lo que va a pasar, si vas a entretenerte o si hay alguien merodeando por los alrededores esperando su oportunidad.
      4. Intenta no comentar tus detalles vacacionales en redes sociales. Sabemos que es difícil; todos queremos compartir nuestros planes y nuestras instantáneas veraniegas, pero lo más recomendable es no hacerlo o, al menos, hacerlo a medias. Cuantos menos detalles des, mejor.
      5. No dejes cosas de gran valor en casa o a la vista. Evidentemente, no te vas a llevar la televisión o la lavadora a cuestas cuando te vayas de vacaciones, pero si puedes evitar dejar el ordenador portátil o el iPad a la vista, asegúrate de hacerlo. Por descontado, tener cantidades elevadas de dinero en metálico en casa, puede convertirse en un problema si entran a robar. Si no te queda más remedio, lo ideal sería que contaras con una caja fuerte o un “cajón secreto” en alguna cómoda o armario.
      6. Aparenta que estás en casa. Si vas a salir de vacaciones durante un tiempo prolongado y cuentas con algún familiar, amigo o vecino que pueda pasarse de cuando en cuando a regarte las plantas, dará la impresión a posibles ladrones de que la casa nunca se queda completamente abandonada. Si no tienes a nadie disponible para realizar estas funciones, actualmente existen en el mercado dispositivos que pueden cumplir su función. Por ejemplo, existen luces con sensores de proximidad que se encienden cuando alguien se acerca o temporizadores que encienden la radio cada cierto tiempo.
      7. Si vas a hacer reforma este verano, puede ser un buen momento para instalar un sistema de seguridad si todavía no lo tienes. Pregunta a los profesionales encargados de tu reforma.

      Si a pesar de todo, cuando llegas de tus vacaciones encuentras la puerta abierta o signos de sustracción o de que alguien que no conoces ha estado allí, no titubees: no entres y llama a la Policía (091) o a la Guardia Civil (092).

      ¡Suscríbete!

      Suscríbete a nuestra newsletter para recibir contenido exclusivo sobre decoración, arquitectura de interiores, reformas y mucho más: noticias, consejos y sorteos. ¡No te arrepentirás!

      ¡Genial! Ya casi hemos terminado.