91 018 98 88 / 655 486 165 info@reformasloema.es

      Probablemente, embarcarte en una reforma integral pueda parecerte una tarea faraónica. No en vano,  se trata de un proceso complejo en el que intervienen muchos factores y al que no estás acostumbrado. Es posible, incluso, que si te paras a pensarlo bien, ¡ni si quiera sepas por dónde empezar! Pero que no cunda el pánico; sigue estos pasos y tu reforma será coser y cantar.


      1. Ten claras, y muy presentes, tus necesidades

      Antes de nada, lo primero que tendrás que hacer será plantearte qué necesitas hacer y ordenar tus prioridades. Distinguir entre necesidades reales, como renovar las viejas y desgastadas paredes del baño, por ejemplo, y los “y ya que estamos”, como tirar determinado tabique para ganar un par de metros más en el salón, es fundamental para que tu reforma salga justo como esperas.

      Para esto, lo mejor que puedes hacer es sentarte con bolígrafo y papel y anotar todas las necesidades fundamentales y las cosas que, te gustaría hacer, pero que no son estrictamente necesarias. Si además, las ordenas por prioridad, sabrás que cosas tiene que incluir el presupuesto de tu reforma sí o sí y de cuáles puedes prescindir si no quieres engrosarlo más.

      Para facilitarte la tarea, hemos preparado un imprimible que puedes usar para configurar tu lista y que puedes descargar aquí.


      2. Pon a prueba tus ideas

      Ahora que ya tienes claro lo que quieres y lo que necesitas, no estaría de más que esbozaras una nueva distribución del hogar y sus estancias. Así podrás ver cuánto de realistas son tus ideas. Puedes hacerlo a mano sobre el papel o aprovechar alguna de las mejores Apps gratuitas para para reformar en móviles y tablets que hay en el mercado.


      3. Ten un plan B

      Si tus planes incluyen un cambio relativamente drástico de la distribución de tu casa, querrás tener preparado un plan B. A menudo sucede que, aunque todo pinta bien sobre el papel, cuando el profesional encargado de tu reforma llega al escenario donde se desarrollará la acción, se da cuenta de que lo que parecía viable, simplemente, no lo es. Puede suceder por muchas razones (muros de carga que no se pueden tirar, instalaciones de fontanería o electricidad antiguas muy difíciles de modificar, etc.) y sí, es un bajón. Pero si estás preparado para esa posibilidad, el golpe pasará a ser una nueva oportunidad para hacer las cosas de un modo distinto.


      4. Encuentra a los mejores profesionales

      Uno de los aspectos clave de tu reforma integral es este. Y es que asegurarte de que contratas a una empresa seria, responsable y profesional, marcará la diferencia entre una chapuza y una reforma de diez.

      grupo loema

      Nuestro consejo es que aproveches Internet para investigar, leer opiniones y conocer proyectos anteriores de las empresas reformadoras. En cuanto encuentres alguna que te guste, ¡contacta con ella! Y si te gustan dos, o tres, o incluso cuatro, no te preocupes: contacta con todas ellas, háblales de tu proyecto y pide tu presupuesto. Así podrás comparar más adelante.


      5. Compara presupuestos

      Esta tarea parece sencilla, pero la realidad es que puede complicarse más de la cuenta. ¿Por qué? Porque cuando nos vemos con cuatro o cinco presupuestos sobre la mesa, llenos de páginas y conceptos que no terminamos de entender, tendemos a saturarnos e ir al último párrafo: el precio final. Así, nos vemos tentados de decidir en base al precio más barato. Esto es un grave error porque en el presupuesto las empresas desglosan servicios, materiales, acabados, instalaciones, etc. Es decir, no todos los presupuestos que hay sobre la mesa tienen por qué estar presupuestando lo mismo ni en las mismas condiciones, así que, por ardua que sea la tarea, lo mejor que puedes hacer por tu bolsillo es leerlos todos a conciencia.


      6. Presta atención al contrato

      Una reforma integral ya es un proceso lo suficientemente complejo como para añadirte preocupaciones. No firmes nada de lo que no estés completamente convencido y comprueba siempre que el contrato respeta el presupuesto que has aprobado. Para ahorrarte disgustos, te recomendamos que leas nuestros posts sobre trampas y engaños más comunes en el mundo de la construcción: Presupuestos sospechosos y Cómo evitar ser estafado.


      7. Consejos profesionales

      A estas alturas, ya lo tienes casi todo controlado, pero si quieres llevar tu proyecto de reforma a la excelencia, sigue estos Cinco consejos para que la reforma de tu casa vaya sobre ruedas.


      8. Participa en el proceso de reforma

      Si te conviertes en una parte activa de la reforma (supervisando, dando tu opinión, etc.), no solo disfrutarás del proceso sino que, además, estarás al tanto de todo lo que ocurra en tu hogar. Estás en tu derecho, ¡aprovéchalo!


      Ahora, ya solo te quedaría lo más importante: disfrutar de tu nuevo hogar. ¿A qué esperas?

      PIDE YA TU PRESUPUESTO

      ¡Suscríbete a nuestra newsletter!

      ¡Suscríbete a nuestra newsletter!

      Si te ha gustado este artículo, te encantarán nuestras newsletter con contenido premium solo para ti ;)

      ¡Gracias por suscribirte a nuestra newsletter!

      ¡Suscríbete!

      Suscríbete a nuestra newsletter para recibir contenido exclusivo sobre decoración, arquitectura de interiores, reformas y mucho más: noticias, consejos y sorteos. ¡No te arrepentirás!

      ¡Genial! Ya casi hemos terminado.